Transparencia y eficiencia para los procesos de compras y contrataciones públicas de Argentina

19 Feb 2018

 

Durante décadas y hasta hace pocos meses, la gestión electrónica de las compras públicas en Argentina se limitaba a la publicación de las oportunidades de licitación en un sitio gubernamental como complemento a la difusión en medios de prensa local y Boletín Oficial. Una vez publicado el anuncio, el proceso era enteramente analógico: requería presentaciones de carpetas y documentos impresos. Todos estos pasos generaban un proceso costoso y lento para los ciudadanos y empresas interesadas. El gobierno de Argentina está construyendo las bases para un cambio de paradigma, por el cual se mejora el sistema de contrataciones y compras públicas, en línea con las mejores prácticas de América Latina. A través de dos portales online, se ofrece ahora un nuevo soporte digital para la gestión de las contrataciones de la Administración Pública Nacional. Este cambio permite una participación más ágil y transparente de los contratantes y los proveedores en beneficio de la comunidad. Hablamos con Joao Veiga Malta, gerente de adquisiciones para América Latina y el Caribe, quien compartió su conocimiento sobre estas nuevas plataformas y las experiencias en la región. P: ¿Cómo estas tecnologías mejorarán los procesos de compras públicas en Argentina? JVM: Todo el sistema de compras públicas es un mecanismo estratégico de la capacidad del gobierno de ejecutar sus funciones. Una carretera no construida, una escuela u hospital sin equipamiento no es ahorro, es una pérdida de inversión. El sistema de compras público es crítico a la hora de devolver el valor por dinero al Estado. La implementación de los sistemas Compr.ar y Contrat.ar introduce la gestión electrónica del proceso completo de adquisiciones en la administración nacional centralizada y descentralizada de la Argentina, complementando el recientemente adoptado expediente electrónico. Ambas herramientas en conjunto tienen un impacto directo en la eficiencia, reducen los tiempos transaccionales, simplifican la documentación a presentar por los licitantes y eliminan los costos de conservar un archivo físico. Por otra parte, la simplificación de los procesos y el envío de ofertas digitales por parte de los licitantes desde cualquier ubicación, generan oportunidades para incrementar la participación que necesariamente mejoran la competencia y los precios obtenidos en cada una de las adquisiciones. P: ¿De qué manera estas medidas benefician a los ciudadanos? JVM: Los ciudadanos se benefician directamente a través de la mejora en la eficiencia en el uso de los recursos públicos. Si el ciudadano sabe que sus impuestos son utilizados de una manera eficiente, transparente, que le rinden resultados y le traen beneficios, tiene mucha más confianza en el Estado. Pero si este está involucrado en actos de corrupción, el sistema de adquisiciones no es transparente, el ciudadano lo ve como una falla en su relación con el Estado. P: ¿Cómo impacta esta innovación en los proyectos del Banco Mundial en Argentina?JVM: La reciente aprobación del uso del Compr.ar y Contrat.ar para proyectos financiados por el Banco Mundial, permitirá extrapolar los beneficios en términos de eficiencia y transparencia a los procesos desarrollados por las Unidades Ejecutoras de los proyectos, y a la vez, colabora con la implementación de los sistemas a lo largo de toda la administración nacional centralizada y descentralizada. P: ¿Cuál es el aporte del Banco Mundial para la puesta en marcha de las nuevas plataformas digitales?JVM: El Banco Mundial ha acompañado la implementación de este tipo de plataformas en toda la región. En el caso de Argentina, particularmente, el Banco apoya financieramente la implementación del sistema electrónico de compras públicas a través del proyecto Modernización e innovación para mejores servicios públicos en Argentina y acompaña a la Oficina Nacional de Contrataciones formulando recomendaciones basadas en las mejores prácticas internacionales. P: ¿Cuáles son las experiencias en la región y cuáles han sido los principales aprendizajes? JVM: Varios países de la región comenzaron hace algunos años a implementar sistemas electrónicos de adquisiciones: desde la publicación de las oportunidades de adquisición hasta alcanzar un sistema transaccional completo. El Banco Mundial ya ha analizado y aceptado varios de estos sistemas para su uso en México, Panamá, Brasil, Chile, Paraguay y actualmente Argentina. Dos de estos países, Chile y Panamá, han añadido, inclusive, catálogos electrónicos en sus sistemas. La experiencia demuestra que cada país inicia el proceso de manera diferente y lo implementa a una velocidad distinta, pero todos ellos comparten la necesidad de incrementar la eficiencia y la transparencia para mejorar el uso de los recursos públicos. El Estado para ejecutar sus funciones tiene que tomar decisiones estratégicas en el uso de los recursos públicos y para ello necesita estar informado. Hay que entender qué se compra, a quién se compra, quién compra, entender el mercado, qué tipo de proveedores existen, qué precios está pagando el gobierno. Tenemos ejemplos en varios países de la región en donde un mismo ministerio paga hasta 40-50 por ciento de diferencia en bienes vendidos por el mismo proveedor. Hoy en día la tecnología y los datos son imprescindibles para una buena gestión del gasto público. Teniendo implementado un sistema de e-procurement le permite al Estado contar con información estadística que contribuirá con el tiempo a la mejora en la toma de decisiones estratégicas.

Read full article at Worldbank

Menu